Valladolid.


Hay vidas no vividas que esperarían tu vuelta toda tu vida. Que todavía hoy laten inconclusas. No término de entender por qué coños en la ciudad de uno no termina de pasar el tiempo para los anhelos, para los descartes tampoco. Porque estas calles aceptan de tan mal agrado mi realidad. Porque me creo niño entre ellas y a la vez las desprecio creyendo haberlas recordado más grandes y más mías.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

0 Comentarios Misteriosos:

Publicar un comentario