Dulce

Porque cuando te miro y miro lo que miras desaparece el miedo a las cosas imaginadas.


Y lejos, olvidaría hoy, como ayer, y nos quedaríamos en ayer porque no habría mañana.


Porque sin ti sería ese tahur que sólo ve naipes boca abajo a las tres de la mañana.




No habría Gin en el Mercado de la Reina que anticipara el fin de semana.

Porque al final da igual de qué va el poema, sino en quién te convierte.


Cerca de ti caramelo, la vida es una bolsa de chuches en la oscuridad de un cine.












Todo nunca es todo.
Aún siempre es aún.


Y a la vez no hay sueño que me de el cambiazo por lo que tengo.

En las Teresitas los mojitos van a juego con tu dulzura y las hamacas tienen tres cuartos de baño y probador.

No hay nada que hacer caramelo.

Lo nuestro trabaja por nosotros. 
Es fenomenal cómo nos mueve a su antojo.





Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

0 Comentarios Misteriosos:

Publicar un comentario