Sé lo que viene después...

Hazlo, sí, ahora please.

El sapo y la mosca juntos.
Una lavadora con ropa sucia dentro.
Sí, estás en lo cierto.
Sabes que cuando lo hagas no pondré cara de sorprendido.
Esas gotas de lluvia que empiezan a golpear suavemente sobre la tela tensa de mi paraguas. 
Sé ya a qué atenerme. 
Sé que experimentaré sentirme único cuando los músculos de tu cara se pongan de acuerdo. 
Entonces no sé si será útil un espejo para reflejar todo lo que esconde.
El tesoro incompleto repartido en mil escondrijos.
No hay nada más esperado y a la vez más predecible.
Eso que me hace olvidar que la felicidad no es una pistola a buen recaudo en un cajón.
Cuando la desencadenas no hay miedo que me aleje de pensar que sólo tú guardas lo que yo quiero.  
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

0 Comentarios Misteriosos:

Publicar un comentario