Diario de un Sábado Maldito. Parte II.

"Me paré. Levanté un instante la mirada al cielo. Sólo fue un instante. Pero lo suficiente para que la calle dejara de ser la misma calle. Todo era ya un empezar nuevo. ¿Qué hacía allí? Entonces me limité a caminar algo asustado por las calles de Madrid". El que escribe.


Sábado 18/09/2010. 14:02 p.m.


Al final nos hemos comprado el último de Red Blood Shoes en tirada limitada y un single de John Coltrane. Cuando entras en una de esas tiendas de discos ya se sabe: Tiras un hueso a tu perro y te trae un jamón.

Mary me llama por teléfono mientras caminamos por calle Lavapies. Creo entenderla a pesar   de la mala cobertura que hace 40 años que Jimmi Hendrix ha muerto y que hay una especie de homenaje o no sé qué en La Vía Láctea a las 23 p.m. "Ey, puede estar bien... Además te contaré mi nueva teoría sobre su muerte... Montaremos nuestro propio Pulp Fiction y no habrá necesidad de obligarte a bailar.... Vendrán todos los que no conoces todavía... Beberemos dos Judas y entonces me verás cada vez más guapa..."  " Vale, déjate de tanto cuento. Te recojo a las nueve en la Vespa. Ponte pantalones y lo de siempre." "Hace dos meses que no me ves. ¿Qué es lo de siempre?" "Oye, no me líes, voy a comer a un indio y luego a cortarme el pelo. Tengo que dejarte. Tengo hambre y cuando tengo hambre ningún plan termina por ser una alternativa lo suficientemente buena" "Besitos" "Muass"

Cuelgo y G me sonríe cómplice sin decir lo que no es necesario que diga. Yo reniego de su invitación a hablar y tampoco digo nada. No es necesario explicar algo que ya sabe todo el mundo.

Caminamos calle Ave María arriba. Huele a exceso de vida. Ropa tendida a la vista. Miserias de patio interior. Quizá hayan regado las aceras. Catadores ocasionales de la esencia del barrio, comen en terrazas sobre manteles de cuadros de colores. Mientras, tipos pendientes del descuido nos observan. Dos negras gordas cargan una bombona de butano en zapatillas de estar en casa.

G saluda a todos los camareros que tratan de captar clientes a las entradas de sus restaurantes y hasta algún vendedor ambulante. Me recuerda a uno de esos prestamistas de la postguerra que se paseaban por los pueblos todos los domingos para recordar sin recordar las deudas.
- ¿De qué conoces a esta gente G?
- De nada. No saben quién coños soy...
- ¿Entonces?
- Esta gente ha aprendido que todo lo que se podría conseguir arrebatando se puede conseguir sin sudar sonriendo. Lo tienen tan interiorizado los pobres que nunca ponen fin a su amabilidad. Te puedo asegurar que si sabes tirar bien de sus comisuras puedes conseguir siempre la mejor mesa del local. Estas sonrisas son algo así como los "te quieros" o "los te echo de menos" de las chicas con las vas a la Vía Lactea.
- Sí, "Quiero" significa "Desearía". "Viaje" "Perderse" "Casa" "Barrotes"... Como en esta terraza "Pollo" significa "Gato".- Nos reímos. En la mesa de enfrente nos sonríen dos japonesas. Personalmente me inquieta el hecho de que lo hagan al mismo tiempo.

Definitivamente nos han dado la mejor mesa del restaurante. No nos da el sol de lleno gracias a una sombrilla inmensa. Pedimos Kombdi Vade, pan indio y unos pohes de entrantes. Mientras nos sirven y no, aprovecho para sacar fotos con mi Canon 550. Comemos y reímos sin coartada. Se oye de fondo Bad Romance proveniente de un viejo violín maltratado por un rumano. Me siento bien. De repente en mucho tiempo no quiero estar en otro sitio diferente al que estoy.

- ¿Te vas a cortar el pelo?
- Sí, me gustaría... O ya me sirve todo o este minino está de vicio...
- No te engañes, tú y yo no somos exquisitos. Sólo tenemos hambre... Deberías de ir a una peluquería china que hay al lado del Cine Dore.
- ¿Por?
- Vete y mañana me llamas para contarme. Yo no puedo acompañarte, he quedado.
- Vale, te diré.

  
     
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

7 Comentarios Misteriosos:

  1. Lexy dijo...:

    No es de los comienzos de lo que deberias asustarte. :)

  1. Amor parece que va ligado a Vespa en todas partes :):)

    ¡Y cuéntanos qué tal el corte! jajaja. ¿Peluquería china? Seguro que el almacén no contiene objetos de peluquería, precisamente.

    Un besoo :D

  1. Colour my life dijo...:

    Gracias por pasar por mi blog!:)
    Me encanta el tuyo, te sigo
    unbesito

  1. Gracias por pasarte por mi bloog. ¡Hacía tienpo que no me pasaba por tu rincón! Ya con los estudios y eso no tengo ni tiempo de usar el ordenador. Ya sé que parezco más mayor de lo que soy. Jajajja. Un beso MOOOLTO GRANDE :) ¡Guapo!

  1. Milenia dijo...:

    Me está encantando este diario maldito, ¿para cuándo la continuación? ¡Quiero saber! :-p

  1. Wendy dijo...:

    He aterrizado por tu blog yme ha atrapado tu historia de sábado, ¿que bien escribes!. Espero saber que pasó en esa peluquería si, finalmente, decidiste ir.
    Un beso

  1. Paula María dijo...:

    Me gustó lo de la Vespa, ya podía imaginar el ruido! Y tantas cosas se consiguen con una sonrisa!!
    Besosss

Publicar un comentario