Linea 7: Gregorio Marañón - Canal.

Ana recorría la línea 7 todos los días desde Gregorio Marañón hasta Canal. Muchas veces lo hacía dormida y entonces sus ojos se abrían puntuales a la orden de su despertador biológico justo antes de llegar. Agarraba su ordenador y salía rápido del vagón. En busca de la luz. En la dirección contraria de los murciélagos. Y todo era éso: un sueño. 

Pero cuando no dormía el metro convertía a Ana en su peor enemigo. Ese no saber qué hacer y a dónde ir más allá del agarrador o de la barra a la que sujetarse. Esa necesidad de reflexionar incitada por la falta de comunicación. Ana se veía súbitamente obligada a sentarse en la silla eléctrica mecida por sus reflexiones.  A veces intentaba leer pero, era una mujer preocupada. Y una mujer preocupada no lee; revive sus propias historias.

"Ana, ¿por qué para ti olvidar es siempre el último recurso?" "Ya no estaba" "Y no volvería" "La vida no era un libro con presentación, nudo y desenlace" "Había historias que quedaban colgadas del cielo" "Como los satélites perdidos en el espacio" "Ana, ¿por qué te da tanto miedo reconocer que lo que habías creído un tesoro hace seis meses resultaba ahora ser sólo un montón de huesos?" 
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

5 Comentarios Misteriosos:

  1. Ceci dijo...:

    Aqui está la magia urbana...

    El metro te invita a revivir historias, conocer o inventar ajenas, leer o no, ponerle banda sonora o no, analizar pies o sus zapatos, y miradas o escuchar ronquidos...

    Madrid, es mucho Madrid...

    Tuvo un aborto, ¿no?...

  1. Has perdido tu toque o me lo parece a mí? Supongo es el actualizar más veces que antes, o quizá un pequeño bloqueo. Sea como sea lo he disfrutado mucho. :):)

  1. DIEGO dijo...:

    Jo, sí, he perdido toqueeeee!!! Estoy en crisis... Pararé...

  1. yo misma dijo...:

    yo hice príncipe pío-gregorio marañón durante la mitad de mi tiempo en madrid..luego se hizo más duro el viaje..cuántas historias en tantas vidas todos los días..un saludo.

  1. Mario dijo...:

    "A veces intentaba leer pero, era una mujer preocupada. Y una mujer preocupada no lee; revive sus propias historias". Sin duda me quedo con esta frase. He sentido esta sensación muchas veces con la diferencia de que no soy una mujer.

    En cuanto a nuestra colaboración, sé que te dije que entre ayer y hoy te pasaba algo pero si te soy sincero he tenido bastante lío. De esta semana no pasa!

    Y por cierto, gracias por el comentario del otro día. Es un recuerdo muy bonito de mi padre, sin duda.

    Gracias y un abrazo primo.

Publicar un comentario