Cuando C conoció a J.





Proyecto  “¿Dónde está Casandra?”.

Definición y Objetivos:

Bueno, bueno,… Este proyecto (o híbrido de tal, no seamos presuntuosos antes de tiempo) tratará simplemente de  inmortalizar. Sí, inmortalizar es la palabra. En este proyecto seré por fin lo que siempre he sido llamado a ser: Uno de los pocos Dioses con palabra que por fin concederá la vida eterna. He decidido no tragarme nada y contar para siempre lo que creo que pasó. O lo que me gustaría que hubiera pasado. Pequeños tragos de noche ambientados en un minúsculo bar, "¿Dónde está Casandra?", situado en el céntrico y señorial Barrio de Salamanca en Madrid DC. Trozos de papel higiénico rescatados con pinzas del remolino de meadas que terminan por rebosar del inodoro del olvido. Así haré feliz a la señora de limpieza, y, de paso, intentaré dar un sentido a todas las horas quemadas entre sus paredes.

Proyecto “¿Dónde está Casandra?”,  en principio está pensado para contar con una pequeña lista de colaboradores. Enfermos sin diagnosticar. Testigos protegidos de nuestros propios crímenes. Todos juntos crearemos nuestro universo particular en este blog. Guiados por el lazarillo del cinismo, rememoraremos las noches cual fueran reversibles. Sin avisar, daremos paso a los clientes habituales de ese bar que se llegaron a convertir en “extras” de nuestras vidas. A quién sometimos sin o con éxito a nuestras patéticas carnicerías amatorias. Delataremos quién nos ganó en el juego que inventamos. Qué nos hipnotizó  de lo que vimos y qué nos hizo vomitar en sus WCs.  Y sobre todo, no nos engañemos. Somos compuestos químicos. Qué veneno bebimos para alterar nuestro ADN y convertirnos en lo que somos.

En el Proyecto Casandra tendrá una importancia extrema la música que suena cada noche. Cada texto irá acompañado por música del entorno independiente que consideramos que podría ser un pequeño descubierto para el lector.

Dicho esto. Relajense. Apaguen sus teléfonos móviles.

Bienvenidos al “Proyecto Casandra”.  




Kids Of 88 - My House by The Recommender

El "¿Donde está Casandra?" ,como todas, no vendía precisamente espacio aquella noche. J se acerca poco a poco a C camuflándose en su baile atolondrado. Quizá no fuera el día. Pero era su día. Debía ser el final a tantas despedidas. Su bola de cañón llevaba el nombre de todos aquellos que le habían hecho daño. Pero definitivamente no era lo suficientemente grande como para matar a todos ellos de un único disparo. Era el momento de poner una zancadilla al curso normal de los acontecimientos. J pega un trago a su cerveza. El último trago y lo mata sobre la barra. Está decidido. Aprieta sus puños inconscientemente y se coloca los cuellos de su camisa. Se atusa su flequillo Mod. Sabe que ahora una retirada a tiempo sería siempre una derrota. Se guiaría de todo aquello que le era familiar. Su talento. De su verborrea insaciable columpiada dulcemente por el alcohol. Sólo pedía como deseo que la música respetara en la medida posible su discurso.  

- Hola, ¿qué tal? ¿Nos hemos visto antes?
- Sí, creo que no he tenido otro remedio. Eres el tipo que no para de mirarme desde la barra. Pareces un tipo raro. Seguro que tienes la casa llena de animales a los que alimentas con comida de autor mientras tú te relames al comer sus latas.
- Creo que lo sabes todo de mí. No hace falta ni me que presente.
- Jajajaja... Bueno, en esta noche en la que ni las sonrisas de los camareros brillan por lo menos tú tienes sentido del humor...Oye, ¿Por qué me miras tanto? Me pones nerviosa.
- Simplemente me hago preguntas mientras te miro.
- ¿Qué te preguntas tío raro?
- Me pregunto si querrías venir al cine conmigo. Si te gustaría que te enseñara a patinar sobre hielo. O si eres de las chicas que follan en las barcas del Retiro. Cosas así...
- ¿Esto es una invitación?
- Bueno, no, más bien es un secuestro.
- Supongo que entonces esto sería el sueño de cualquier secuestrador.
- ¿Eso quiere decir que quieres venir al cine mañana conmigo?
- Sí, eso es, esto es un secuestro, ¡manos arriba!, no pienso pedir socorro. Dame tu teléfono. ¿Cómo te llamas?
- Me llamo J. ¿Tú?
- Simplemente C.


Así fue. Así de fácil y absurdo. J conoció por fin a C. J sospecharía luego, tumbado en su cama comiendo techo sin poder dormir, de vuelta a casa, que el destino les hubiera unido de cualquier forma posible. Lo que no sospechaba J era lo que iban a cambiar las cosas a partir de ese momento. La gravedad empezaba actuar en su caída. Y cambiar el sentido de la gravedad no cuenta como último deseo. No sospechaba ni por asomo lo que esa niña se llevaría de sus bolsillos que ni siquiera él sabía de su existencia. Obviamente todavía no sabía las respuestas de las preguntas que le acuchillarían en unos meses. Desde el otro lado del bar Eugenio "El camisas" miraba pérfido a la nueva pareja. Encendió un pitillo. J se le había adelantado. 
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

5 Comentarios Misteriosos:

  1. Patri Sick dijo...:

    Supongo que esto es sólo un cachito de la historia de J y C, ¿no? Lo digo por el último párrafo, que da a entender que hubo algo entre ellos y que no acabó demasiado bien.
    Me gusta cómo escribes. Sinceramente, lo veo un estilo bastante personal y particular. Tienes una forma de expresarte claramente definida, que se saborea en cada una de las frases de tus relatos. Encontrar un estilo propio es muy díficil (yo lo veo así, al menos), así que te felicito, porque creo de verdad que tú lo has conseguido.
    ¿Cómo va esto del Proyecto Casandra? ¿Hablarás de más personas aparte de J y C? Tengo curiosas por ese punto :)

  1. DIEGO dijo...:

    Muchas gracias Patri. Claro que se hablará de más personajes. De lo que se trata es de captar todas las historias que surgen al mismo tiempo en un bar. En el siguiente capítulo aparecerán dos personajes nuevos en el mismo instante en el que J y C se han conocido. Se trata de captar la globalidad. No sé si me explico jajajaj... Además bueno, supongo que después de vacaciones aparecerán mis colaboradores que darán un aire fresco a lo que es este proyecto. Lo que se cuenta no son vivencias reales sino una esencia real...

    Muchas gracias por leerlo.

    Besos

  1. Ro dijo...:

    Muy bueeno la verdad, ansiosa por seguir leyendo y saber que va a causar C en J!

  1. Ro dijo...:

    Ah por cierto, gracias por pasar por mi blog. Te sigo!

  1. 40añera dijo...:

    Interezante, muy interezante espero más.
    Besos

Publicar un comentario