Mientras J conocía a C. ¿Qué hacía Casiopea?



Mientras J conocía a C, los ojos de Casiopea desde una esquina del "¿Dónde está Casandra?" se posaban como mariposas invisibles sobre J. Los suyos eran ojos disimulados pero tercos. Un trago a su Brugal. Su mano atusándose su melena. Todo podía tornarse en un momento dado en el mimetismo perfecto que le permitiera escudriñar el otro lado de la barra.

J el mismo chico que sacrificó hace dos meses como víctima colateral de todos sus sueños estaba allí. Feliz y despreocupado. Hablando con otra como si se hubiera liberado de la segura frustración de haberla perdido. El pobre diablo que fue estrangulado una tarde de verano por algo que a este paso jamás encontraría, su ansiada felicidad, estaba allí. El chico alegre que se transformó en un miserable a su lado. O quién sabe, que ella cambió hasta que le hizo suyo en su peor versión. Está claro, en el amor todo lo que cambia cambia a peor. ¿Quién de los dos habría echado el arsénico en la taza? Lo cierto es que, ahora daba igual. J estaba ya muerto. Los muertos no piden explicaciones. Era una tontería esparcir ya sobre las sábanas de su cama "dudas" o "quizás".  




Blood Red Shoes - Don't Ask by Les3elephants

El bar sabía dulce y divertido. Todo el mundo bailaba sin decoro. Pero algo de lo que renegaba empezaba a mordisquear lentamente las tripas de Casio. Algo que le impedía incluso escuchar la música. ¿Quién era esa chica que estaba hablando con J?


- Chicas, ¿quién es esa tía?
- Casio, ¿quién?
- Esa cursi a la que su madre le ha prestado el collar de perlas  y que está al lado de J.
- Ah, la he visto un par de veces. ¿Por qué?
- Por nada. Sólo es curiosidad.
- Si quieres puedo hablar con "El Camisas". Creo que la entró el otro día.
- Sí, además está mirándola ahora. Sonríele, fijo que se acerca.   
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

2 Comentarios Misteriosos:

  1. elisa dijo...:
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
  1. Me gusta la historia. Pero no se entiende bien. Bah! Seré yo, que tengo sueño. Mañana me lo leo tranquilamente. Ah, quiero saber más de J y C. Jajajajjaa. Un beso, Diego.

Publicar un comentario