Soy el Último.

Cuando Ana me llamó por teléfono se limitó a decirme:

- José ya no está cielo.

Cerré el Norte de Castilla de golpe y aparté el descafeinado con un manotazo. El camarero me miró relámpago. Jose había muerto. ¿Qué haría ahora? ¿Qué puede hacer un hombre sin amigos? ¿Tendría que alegrarme acaso de ser el último? Nunca supuse que alguien se viera en la obligación de echar de menos a cada uno de sus amigos.


Mi mujer calienta su mano dentro del bolsillo de mi abrigo. Hace frío. Salimos de misa de 8 de Santiago. Como siempre. Quizá para burlar a la muerte sólo sea necesario hacer lo de siempre.

- Nos hemos hecho tan viejos cariño, - me dice Ana con ternura.

Asiento con un una sonrisa. Al final soy lo que queda. Soy un viejo que camina por la calle; soy el niño de los pantalones cortos que corre reflejado en las lunas de los escaparates junto a un tropel de amigos.


Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

8 Comentarios Misteriosos:

  1. Patri Sick dijo...:

    Gracias por tu comentario, Diego. Pocos de los que han pasado por mi blog han hecho un comentario constructivo y crítico como el tuyo. Se limitan básicamente a decir si les ha gustado o no, pero nada más. Tu comentario para mí es una novedad.

    Tienes razón, tu estilo es diferente al mío, pero en ningún momento se me ha hecho pesado al leerlo. Al contrario, ha sido como seguir un hilo. Está claro que tu escritura es más elaborada que la mía. Un relato precioso, la verdad, con un matiz tristón y melancólico. Una mezcla perfecta.

    ¡Un saludo!

  1. DIEGO dijo...:

    Muchísimas gracias Patri. Mi estilo no es más elaborado. Es más económico. Trato de sintetizar al máximo. Me limito a dar pistas a la imaginación del lector. Lo tuyo es más complicado, ya que creas tu mundo e invitas al lector a formar parte de él.

    Te seguiré, en serio, me ha gustado mucho.

    Saludos.

  1. Manolo García dijo...:

    Me ha gustado bastante el relato. Aún estoy aprendiendo a escribir porque escribo para aprender, y no estoy en posesión de la razón como para realizar algún tipo de crística. Simplemente me ha gustado.

    En esta vida no dejamos de aprender, pero cuando he leído el relato vi en mi mente a mi abuelo, del cual tanto he escrito en mi blog, y lo recuerdo sentado en algún banco de algún parque con sus amigos... hasta que se fueron yendo todos, como todos nos iremos el día que menos queramos irnos.

    Un saludo.

  1. DIEGO dijo...:

    Tienes razón Manolo, toda crítica al final se reduce a una elección entre lo que te gusta y no.
    Sigo tu blog.

  1. Mario dijo...:

    Guo este relato me flipa.
    Me sorprende tu relato porque he pensado en ese momento que describes en alguna ocasión. Tiene que ser duro ver cómo mueren todos los que están a tu alrededor y aunque es duro, lo prefiero antes que no poder vivirlo.

    Saludos compañero.

  1. AKASHA BOWMAN. dijo...:

    Un relato emotivo sin duda, y no, no voy a limitarme diciendo lo que me gusta o no. Ya me irá conociendo caballero, soy "conocida" entre mis amigos bloggeros por la extensión de mis comentarios ( una, que no economiza en palabras y opiniones... jeje) espero y eso en el futuro no le resulte molesto. De momento estoy intentando ponerme al día con su blog desde el principio, lo que resulta fácil y agradable, pues sus lecturas son cómodas reflexiones.
    Saludos

  1. DIEGO dijo...:

    Muchas gracias Akasha... Pues si no economizo, esa era mi intención desde el punto de vista de la forma o el estilo, algo falla... Pretendo más que decir, sugerir. El resto del trabajo se lo dejo al que lee...Pero quizá se refiere al contenido, en ese caso muchas gracias... Muchas gracias ante todo por opinar, de verdad. Esto para mí es nuevo y todas las opiniones son muy bien recibidas... (No me llame de usted, me da miedo...)

  1. DIEGO dijo...:

    Debe ser duro primo... Estoy preparando algo que te va a gustar...

Publicar un comentario