Don Quijote.




Caminaba un día de verano por el medio de una carretera nacional junto a un perro. A horcajadas de la mediana. Como un suicida que se anuncia en las páginas de contactos. Me bajé de la moto y le di el alto. Me dijo que iba al desierto. Que había quedado con su amigo en el desierto. En el "Mar Muerto", un bar de surferos. Allí le devolverían su coraza. Yo le pregunté si era un caballero mediaval. El me dijo que todo hombre es un caballero cuando tiene su doncella. Yo le dije que tenía razón. Todos nos tiramos pedos a solas, le dije. Le ofrecí un botellín de cerveza que llevaba para estos casos en el portaequipajes de la moto. Para mi sorpresa apenas tenía sed. Parecía con más ganas de hablar que de beber. Pegó un trago y terminó por decirme:


"Para ser un policía escuchas bien. ¿Sabes? Durante tiempo, el dolor me desnudó. Me volvió vulgar. Me redujo a la mínima expresión. Todo se derrumbó cuando perdí el amor. El amor para un guerrero es su coraza. Sin coraza cualquier guerrero parece un campesino. Eso te lo enseñan hasta los video juegos."


Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

1 Comentarios Misteriosos:

  1. Mario dijo...:

    Me quedo con "el amor para un guerrero es su coraza".

    Bonito relato!

Publicar un comentario