La autopista de los perdidos.


Me llamo Nicholas Kim Coppola. Los que no me conocen me llaman Nicolas Cage. Viajo en un Cadillac amarillo descapotable cruzando el desierto de Mojave rumbo a Las Vegas. Voy por la ruta de los perdidos. Los Angeles-Las Vegas. La autopista abre la arena de tedio del desierto, poderosa, recta y caliente como la vena de un drogadicto. Lo único que se ha salido del guión hasta ahora son unos 50 coches abandonados que alguien ha plantado en la cuneta junto a una cabaña abandonada. Cada dos kilómetros más o menos hay un motel de carretera a modo de punto y seguido. Hoy he dormido por primera vez en uno. Al llegar, el encargado, un hombre pequeño, sudado y calvo me sonrió y me dijo: "Sabía que volverías". Yo supuse que no era una conversación para iniciados y repliqué: "Sabía que todavía seguirías aquí". Después de enseñarme la habitación me ofreció el Cadillac amarillo que yo acepté. Cuando me dio las llaves me avisó: "Lo que hay en el maletero pesa y huele ya mal. Si no lo abres jamás te sentirás culpable".

Tengo una pistola y una botella de whisky en la guantera. El equipaje de los que no tienen a nadie que les devuelva un favor. En el MP3 suena una y otra vez a modo de martillo  "Son of a preacher man".

Todo el mundo que cruza el desierto lo hace por un motivo. El mío es que sólo quiero nada de nadie. Supongo que no es mucho pedir. En el desierto es una limosna. Sólo quiero estar solo con mi pistola y mi botella. Creo que es el mejor lugar. El desierto es el peor sitio para hacer amigos. No huele a nada ni a nadie. No hay de quién perderse. Es difícil entablar ningún tipo de conversación. Aquí nada es prescindible y no hay demasiados sitios para tomar una cerveza. 

El desierto es la estructura más simple de La Tierra. Las curvas fractales se deshacen monótonas durante kilómetros donde hace tiempo que el tiempo no importa. ¿Qué es una curva fractal? Lo aprendí en una exposición. Es lo que tenemos los ricos. Tenemos el tiempo suficiente para ir a los museos. Lo fractal y la arena, pienso una y otra vez para mis adentros. El sol golpea mis Rayban. A mí en realidad lo que me gusta del desierto es la arena. La arena es lo que me ha traído aquí. En la arena todo el mundo termina por encajar. Ella me dijo: "Todo lo que me gusta de ti es lo que nos aleja día a día". Viviré eternamente en esta carretera. Mi conversación con el encargado del motel tendrá un día sentido.





Son of a Preacher Man (Cover) by ThisOneTime
Votar esta anotación en Bitácoras.com

Etiquetas:

4 Comentarios Misteriosos:

  1. AKASHA BOWMAN. dijo...:

    Encantada de conocerlo señor Cage, y un gusto viajar a su lado por el desierto agonizante sentada en el pegajoso asiento de cuero del Cadillac amarillo.

    Hasta ahora no me había dado cuenta de que es necesario que exista un desierto en nuestras vidas, donde poder enterrar los cadáveres que ocupan nuestros maleteros, donde pudir escupir y maldecir sin que nadie nos juzgue severamente, donde llorar a voz en grito mientras los buitres nos observan pensando: "locos humanos..."

    Un placer leerlo caballero. Saludos

  1. 40añera dijo...:

    Me ha gustado viajar en su compañía con esa banda sonora y el cálido viento del desierto enredando mi pelo.
    Un saludo y buen finde

  1. Tiene una pistola y una botella de whisky en la guantera??? jjj

    Buena entrada
    Saludos desde Valencia!!!

  1. V de Tierra dijo...:

    Encuentro en el Sr. Cage un algo que lo hace atractivo (con tu relato lo embelleces mas, hasta le das una pisca de misterio e intriga!!), sea en su cadillac, en la moto o en el avion...esto de los personajes me esta gustando. Un saludo diego, te añado a mis lecturas!!

Publicar un comentario